Dietas líquidas para adelgazar

Una dieta líquida da la ilusión de simplicidad. ¿Qué es lo complicado? Disolver el polvo en la cantidad adecuada de líquido y beberlo. Sobre todo porque estos polvos se venden en las farmacias y entran en la amplia categoría de «suplementos para la pérdida de peso». Pero hay muchos matices a tener en cuenta cuando se considera una dieta líquida como forma de combatir los kilos de más.

Dietas líquidas para adelgazar

Nuestro cuerpo no registra el número de calorías ingeridas. Pero sí sentimos los alimentos que comemos. Comer es un proceso que implica algo más que la ingesta directa de nutrientes en el cuerpo. Comer implica todos nuestros sentidos: lo olemos, lo disfrutamos, lo atravesamos con el tenedor y sentimos su suavidad o resistencia, lo tocamos con los dedos, elegimos los bocados más sabrosos y los saboreamos, movemos la lengua por la boca, lo amasamos con los dientes y las mandíbulas en un potente movimiento, y lo tragamos, mientras nos sentimos llenos.

Cada una de estas acciones es contabilizada por nuestro cerebro, creando una imagen de comida nutritiva. Los alimentos líquidos no proporcionan esta imagen.

Los estudios demuestran que las personas que bajan la comida sienten más hambre que las que reciben exactamente la misma cantidad de calorías en forma de alimentos sólidos. Como resultado, el cerebro, inseguro de haber sido realmente alimentado, empieza a exigir más. Dado que al perder peso ya se sigue una dieta restringida en calorías, puede ser problemático mantener una dieta líquida dentro de los límites originalmente establecidos.

El segundo punto importante se refiere a los suplementos para la pérdida de peso. Los médicos no recomiendan el uso de ninguna mezcla o suplemento dietético que contenga cafeína, sibutramina (u otros fármacos quemagrasas) o cualquier fitopreparado (o «hierba») como dieta líquida.

Estas sustancias pueden tener efectos adversos en el organismo, pueden interactuar entre sí y los resultados de esta interacción son imprevisibles y, en general, sus propiedades pueden ser muy diferentes de las descritas en el prospecto. Por último, los complementos alimenticios pueden contener sustancias que no figuran en absoluto en la etiqueta.

La imprevisibilidad y la falta de garantía de uso seguro son los principales riesgos de los suplementos para adelgazar.

Riesgos asociados a las dietas líquidas

Los alimentos líquidos carecen de fibra. Por lo tanto, sufren una alteración del peristaltismo intestinal y estreñimiento crónico.

Además, seguir una dieta líquida dificulta la obtención de toda la gama de nutrientes. Los seguidores suelen tener carencias de vitamina A, B1 (tiamina) y B12, así como de hierro, que deben tenerse en cuenta y complementarse.

Otro problema es la carencia de proteínas, pero esto puede solucionarse. La nutrición deportiva moderna permite elegir los suplementos proteicos necesarios.

Además, como se ha mencionado anteriormente, con una dieta líquida es probable que una persona tenga hambre constantemente. También es probable que le afecten los cambios de humor, la fatiga crónica y la falta de motivación para llevar un estilo de vida activo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *